¿Tiene precio nuestra tranquilidad?

0
81
Fanny Laureana Varela Campos
Celular 8333-9032
flvarela@gruposiba.com

Sabemos que cada ciudadano mayor de edad tiene responsabilidades muy marcadas, sin embargo, en temas sociales, civiles y penales tenemos una responsabilidad que a veces se olvida.  ¿Cuál es esa responsabilidad? Es la de respetar la integridad de los demás y no dañar sus bienes.

Veamos un ejemplo; Si con un bien de su propiedad se le ocasionara alguna lesión a una persona o en el peor de los casos la muerte, se tendría que afrontar dos responsabilidades; la penal y la civil.   La penal es personal es decir no la puedo transferir y debo asumirla según se disponga ante un juzgado. La civil es económica y para esta responsabilidad es que las pólizas existen.  Si el daño se le ocasiona a un bien material de otra persona se debe reparar. Es en estos casos cuando podrían iniciar las demandas judiciales para solicitar al responsable resarcir el daño acaecido y/o reparar el bien tal y como se encontraba al momento del suceso.

Inicia aquí un tema bien interesante como lo es la administración del riesgo.

Si se tiene un riesgo como persona física o como socio de una persona jurídica, ya sea con un vehículo, o un negocio es de suma importancia contar con algún respaldo económico; ya sea este un ahorro programado destinado exclusivamente para estos casos o contar con el respaldo de un seguro.

En nuestra región sigue en auge el ingreso de nuevos vehículos y proporcionalmente es mayor la probabilidad de sufrir un siniestro, así mismo aumenta la cultura de seguros, es de suma importancia que como ciudadano responsable hoy mismo contacte su asesor de Seguros para que éste proceda a realizar un estudio de riesgos relacionado con sus bienes, así mismo las cotizaciones oportunas de las pólizas que den protección a su patrimonio. Si ya tiene seguros le recomendamos de igual forma contactar a su asesor a fin de enterarse acerca de las condiciones con las que está asegurado.

Las pólizas son accesibles, si fuera necesario podríamos hasta poner en balanza el costo de ellas contra la tranquilidad y seguridad que éstas brindan.

Construyamos juntos una cultura sana en seguros.

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here