Presidente Alvarado marca ruta del país tras aprobación de Plan Fiscal

18 diciembre, 2018 7:53 pm

El Presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada, resumió las prioridades de la gestión de Gobierno tras la aprobación del Plan Fiscal: empleo y reactivación, diálogo, agenda fuerte de inclusión, reformas al Estado y educación. Además, reafirmó su compromiso con continuar una ruta responsable en materia de finanzas públicas y buena gobernanza: evasión, elusión y contrabando, utilizando herramientas como el registro de accionistas y otras.

 

  1. Reactivación enfocada en la generación de empleo

Anunció el envío a la Asamblea Legislativa de una serie de proyectos de inversión como el Programa de Alcantarillado y control de inundaciones en Limón por $56 millones, el proyecto para el Fortalecimiento de la Universidad Técnica Nacional por $50 millones, el programa de agua para Guanacaste PAACUME por $425 millones y en 2019 el empréstito del Tren Eléctrico, entre otros.   

En paralelo, se refirió a la ampliación de la ruta 32, la carretera Cañas-Limonal y la construcción de Circunvalación Norte, así como el fortalecimiento del Consejo de Concesiones para avanzar con iniciativas de inversión en alianzas público-privadas.

En la ruta a la estabilidad económica, se refirió al proyecto de ley de eurobonos para el financiamiento internacional del país. “Estos recursos serán utilizados para reestructurar la deuda y no para incrementar gasto, quitando presión a las tasas de interés locales y al tipo de cambio”, aseguró.

  1. Diálogo social.

Tras reconocer que el último año Costa Rica ha vivido tensiones que requieren reforzar el diálogo y los acuerdos nacionales, Alvarado anunció que se activará el Consejo Económico Social en enero próximo, para lo cual ha solicitado el apoyo al Proyecto Estado de la Nación y al Consejo Nacional de Rectores.

“También, enviaremos al Congreso el proyecto para crear por ley el Consejo Económico y Social, y revisaremos con los partidos políticos presentes en el Congreso la Agenda del Acuerdo Nacional, esto para buscar puntos, avances y de encuentro”, dijo.

Consciente de que la sociedad de hoy demanda ir más allá, aseguró que se abrirán canales de consulta y participación ciudadana desde Gobierno Abierto.

  1. Una agenda de inclusión social fuerte.

“Es una agenda que llevo en el corazón, que defendí como Ministro del IMAS y luego como Ministro de Trabajo y que seguiré impulsando con fuerza desde la Presidencia de la República”, aseveró.

“Como país hemos visto las desigualdades territoriales que tenemos, entre lo urbano y lo rural, la deuda histórica con las mujeres, y las desigualdades que afectan a poblaciones específicas como las personas con discapacidad, la población LGTBI, los adultos mayores, las personas indígenas y afrodescendientes”, indicó.

Mencionó compromisos como ampliar la red de cuido y la estrategia Puente al Desarrollo para trabajar no solo con las familias, sino con los barrios y comunidades de mayor necesidad y riesgo del país.

  1. Reformas al Estado y a las instituciones.

El Presidente Alvarado planteó el compromiso de una reforma del Estado para la gestión eficaz y eficiente basada en resultados y la administración del talento humano con apego a derechos y deberes. “Revisaremos reformas en empleo público, a instituciones y normativa del Estado, pero esto deberá hacerse en diálogo, y poniendo de primero el interés de ciudadano”.

Aclaró que se trabajará “no con una óptica fiscalista o una óptica gremialista, sino con la visión sobre qué es mejor para las personas, especialmente las más vulnerables, y cómo deben ser las instituciones modernas que necesita la Costa Rica del siglo XXI”.

  1. La educación.

Si la reforma fiscal era la prioridad número 1 para protegernos, la mejora de la educación es la prioridad número 1 para desarrollarnos inclusiva y vigorosamente”, expresó el Presidente Alvarado, apelando al trabajo conjunto.

Anunció la ampliación del acceso al preescolar, al cuido de primera infancia, apoyo a los docentes e impulso de la evaluación del personal docente para la mejora continua en la calidad educativa, buscando cerrar las brechas sociales y educativas.

Informó que el bachillerato será “una prueba diagnóstica”, ya no un cuello de botella, para que las personas puedan seguir su camino en la vida” y que se dará mayor énfasis a la formación técnica y vocacional.

“Esto debe hacerse con el estudiantado, con las educadoras y educadores, con las familias, las comunidades y las instituciones en un esfuerzo nacional. Por eso el año 2019 será el año de la educación, donde recobramos decididamente su fuerza y la dignidad, luego de momentos muy difíciles, en especial para nuestra niñez y juventud”, manifestó.

Para avanzar en esa dirección indicó que es necesario atender la situación inmediata. “Por eso he encomendado a los Ministros de Educación y Trabajo reiniciar un acercamiento con las organizaciones magisteriales”.

Finalmente, hizo referencia a otras líneas de trabajo como el apoyo al sector pesquero, el marco regulatorio para transporte y plataformas digitales, la transición portuaria y el crecimiento de la provincia de Limón, el impulso decidido a la descarbonización y la resiliencia al cambio climático y el fortalecimiento del sistema de salud y de seguridad social.

“Costa Rica ha evitado una crisis, tiene rumbo y tiene estabilidad. Hoy podemos lanzar un mensaje de esperanza sobre nuestro futuro, porque está en nosotros, y en nadie más, avanzar de manera decidida hacía el siglo XXI. Como Presidente, entiendo que ese es mi mandato y así avanzaremos”, concluyó.